El apego emocional en niños, fomenta un apego seguro
Apego emocional en los niños

“El apego es el vínculo que se crea entre el niño y la madre o su cuidador principal y que implica una relación intensa de amor y empatía entre ambos, además de generar seguridad y confianza”

El apego comienza a desarrollarse en el niño desde la vida intrauterina. Comenzando a fortalecerse desde el primer día de nacimiento y así sucesivamente en miles de episodios que puedan vivir en su cotidianidad.

Es importante mencionar que un apego seguro será determinante en el desarrollo de la vida afectiva del niño.

Ya que un buen desarrollo emocional tendrá como resultado personas independientes y seguras. Porque como padres debemos buscar apegos que fortalezcan las habilidades personales de nuestros niños.

Para no generar en ellos un apego emocional, que nos dará como resultado, niños inseguros.

Tipos de apego Según Mary Ainsworth:

1. Apego seguro:

Es un apego que se genera, o se presenta, en aquellos niños que han recibido un adecuado desarrollo emocional.  Se evidencia en estos chicos que han recibido amor, atención, confianza y comprensión.

Este método de crianza permite que los niños vayan explorando su mundo de una manera independiente, pero a su vez segura.

Posibilitando que haya mayor confianza a los estímulos, negativos o positivos, que se presentan en sus diferentes entornos – familiar, escolar, social.

Este tipo de apego forja niños que no se asustan tan fácilmente ante las circunstancias nuevas. Adicionalmente tendrán una buena autoestima y autonomía.

Se relacionarán más fácilmente con los demás y mostrarán tranquilidad frente a los tiempos de separación con sus padres – horas laborales, viajes –

2. Apego de resistencia o ambivalencia:

Se presenta en aquellos niños que han sido criados emocionalmente dependientes de sus padres, revelan una excesiva sobre protección.

Estos son niños a los cuales no se les ha permitido explorar su entorno de manera autónoma, sus padres siempre suplen sus necesidades.

Pero evitando a toda costa el sufrimiento del niño y no desde el dejar que vivan sus experiencias negativas en forma de aprendizaje.

Estos niños sufren un estrés emocional ante la separación de sus padres.

Tienen dificultades para la exploración por sí solos, se muestran como niños inseguros y en ocasiones manipuladores, groseros y se evidencia un apego emocional.

3. Apego ansioso:

Se evidencia en niños que no han recibido una atención adecuada, ni mucho afecto por parte de sus padres.

En pocas palabras son niños que no se han impregnado de un buen acompañamiento emocional y que carecen de la atención de sus cuidadores.

En este caso son niños que se pueden relacionar más fácil con un desconocido, que con sus propios padres.

Son niños que se muestran apartados de los demás, les cuesta generar vínculos afectivos con las personas de su entorno.

Cómo fomentar el apego seguro en los hijos

Factores clave para criar hijos independientes y sin apego emocional

El objetivo principal de todo padre y madre es ver y hacer felices a sus hijos.

Pero en ocasiones no se tiene la certeza de cuál es la mejor forma de criar a un hijo.

Hay algo cierto y es que como padres se deben buscar estrategias y herramientas adecuadas en la crianza, para formar niños independientes.

Es por esta razón que a continuación daremos 10 recomendaciones de cómo fomentar el apego seguro en los niños.

Con el objetivo de educar niños felices e independientes.

1. Transmitirle al niño seguridad y confianza

Como padres debemos fomentar la confianza y la seguridad en los niños.

Que ellos se sientan atendidos, comprendidos, escuchados y que siempre vean a sus padres como su apoyo.

Tanto en las situaciones positivas, como en las negativas.

2. Autoestima y autonomía factores clave que evitan el apego emocional

Fomentar en el niño estas dos características, halagando sus actos buenos y educando, cuando se realizan actos no tan buenos.

Dejar que explore el mundo, los niños son curiosos por naturaleza, siempre teniendo los cuidados pertinentes.

Pero con el fin que los niños vean que confiamos en ellos para hacer las labores solos.

Esto de alguna manera nos ayudará como padres a reforzar su apego seguro y no su apego emocional.

3. Que se sientan importantes, para no generar un apego emocional

Dedicar tiempo de calidad con nuestros pequeños, no importa cuanto sea el tiempo que se les pueda dedicar a la semana.

Lo que importa es que ese mucho o poco tiempo solo sea para ellos sin distracciones.

Que él sepa que es importante para sus padres y que ellos ponen atención a sus ideas, pensamientos, juegos, entre otros.

4. Los padres deben poner límites y normas

Esta característica es un aspecto fundamental y que deben desarrollar todas las familias.

Los niños deben de saber que no siempre pueden hacer lo que quieran y que si sus padres pueden decir no, respetar la decisión y acatarla.

Es muy significativo que cuando se le limita alguna conducta al niño le expliquemos desde el amor por que no la puede realizar.

Así él entenderá que es una decisión para su bien y no por qué su padre o madre simplemente se la quiso imponer.

Esto ayudará a su autonomía y el niño no reforzará su apego emocional.

5. Reforzar de forma positiva las emociones de los niños

Todos los seres humanos tenemos emociones primarias.

Estas emociones nacen con nosotros y son las que le dan a todas las personas la estabilidad emocional y anímica.

Es por esta razón, que si vemos llorando al niño de rabia, no se debe cortar el llanto.

Se debe permitir que el niño se pueda expresar por medio del llanto y cuando se observe que el pequeño ya está más calmado hablar con él y decirle frases como:

“No es la manera de resolver los conflictos”, “Si hablamos en familia seguro encontraremos la solución” entre otras.

El caso es que el niño debe vivir y sentir la emoción, ya sea rabia, tristeza, alegría o miedo.

Sin embargo serán los padres quienes pongan los limites en la situación.

Es decir, se debe fomentar la disciplina con amor, pero hay conductas que no pueden ser permitidas y aceptadas por los padres.

6. No traer los problemas de fuera a la casa

Los niños son muy perceptivos y saben cuándo una persona está enojada o no.

Por esta razón es importante saber, que si alguna vez se tiene un mal día en el trabajo, no se debe llegar a casa a desquitarse con la familia.

Esta situación los niños no la entienden, para ellos es una incoherencia.

Más bien cuando se tenga un mal día y si como padre llegas a casa de mal humor.

Lo mejor es que le expliques a tu familia que te pasa y que ellos entiendan que te pasa.

Sobre todo los niños sepan que no es culpa de ellos, que fue algo externo al hogar y por esa situación te encuentras un poco enojado.

Esto ayudará a reforzar el apego seguro en los niños.

7. Confianza y seguridad para no generar apego emocional

Los niños se deben sentir empoderados, ellos deben saber que los apoyamos y los educamos, creemos en ellos.

A su vez reconocemos sus habilidades y aquellas habilidades que no posean, se van generando o reforzando.

Por tal razón es tan importante, que las muestras de apego sean recibidas por nuestros hijos desde que la madre este en estado de gestación.

Este tipo de estímulo producirá una influencia positiva y sobresaliente en los esquemas del desarrollo del niño. Además que será determinante para educar niños independientes y con una adecuada autoestima.

Y si, por el contrario, no se logra generar un apego seguro con el niño, los inconvenientes provocarán resultados nocivos tales como:

  • Deficiencias en el desarrollo emocional.
  • Inseguridad.
  • Desconfianza
  • Mala comunicación.
  • Dificultad en las relaciones interpersonales.

Familia, si bien se mencionan muchas características para generar un apego seguro es indispensable tener presente, que la crianza de nuestros niños debe forjarse en la confianza, el cuidado y el amor asertivo.

En Hakuna Matata realizamos Valoración psicológica para niños y adolescentes