• Publicación de la entrada:6 diciembre, 2018
  • Categoría de la entrada:Blog Hakuna Matata
La ira en los niños es una emoción normal – Cómo controlarla
La ira en los niños

Cuando hablamos de la ira como una emoción, casi siempre la catalogamos con una emoción negativa.

Es importante mencionar que las emociones son simplemente sensaciones que experimenta nuestro cuerpo ante alguna circunstancia en particular.

Así que no debemos encasillarlas en positivas o negativas, lo que convierte una emoción en algo negativo es la manera en que la aprendemos a expresar.

La ira o el enojo, es una emoción natural y básica, que se experimenta cuando un ser humano percibe situaciones que no son de su agrado.

Esta se percibe en indeterminadas ocasiones de nuestra vida.

Sin embargo, la ira puede convertirse en un problema cuando no se regula de manera adecuada.

Trayendo así consecuencias negativas en el desarrollo familiar, social y educativo del niño.

Por esto es importante enseñar a expresar la ira en los niños de una manera adecuada.

2 causas de la ira en los niños

Como mencionamos anteriormente la ira es una emoción primaria, lo que quiere decir que es de carácter innato.

En el caso de los niños la ira se empieza a experimentar por dos razones fundamentales:

1. Cuando no son atendidos a una petición que ellos hacen

Los niños son seres inexpertos en muchas facetas de la vida.

Por su corta edad carecen de experiencia y esto hace que no sepan manifestar su enojo de una manera adecuada.

Si analizamos el entorno familiar de un niño, podemos darnos cuenta que casi siempre son nuestro centro de atención y más en caso de los hijos únicos.

Esto hace que ellos se vuelvan seres demandantes con sus peticiones.

Cuando los niños son pequeños, no entienden que no pueden tener todo lo que quieren.

Es aquí donde juega un papel muy importante la educación que les brinden sus padres.

Ya que serán ellos los encargados de ir enseñando poco a poco al niño que hay cosas que se toman su tiempo.

Que en ocasiones se debe esperar y no siempre que ellos hagan una petición, los padres estarán ahí para suplirla.

2. Cuando se sienten ignorados

Es muy importante prestar atención a nuestros pequeños, ellos están en plena etapa de exploración, de descubrimiento.

Tal vez hay cosas o situaciones que para nosotros los adultos pueden ser normales.

Pero que para ellos pueden ser novedosas, así que cuando tu hijo o hija te hable, míralo a los ojos, préstale la atención necesaria, escúchalo, hazlo sentir importante.

Comunícate con tu hijo o hija, esta será siempre la mejor herramienta para explicarle cualquier tipo de situación.

Si está en un momento de enojo, cuéntale que es normal sentirse así, hazle entender que todos sentimos ira, pero que también debemos saber manejarla.

El niño en sus primeros años es altamente demandante y dominante.

Razón por la cual va querer hacer de alguna manera su voluntad y cuando no se atienda a sus peticiones seguramente expresará esta situación por medio de la ira.

Entonces tú como padre llénate de paciencia y dialoga de estos aspectos con tu hijo o hija.

7 recomendaciones cómo controlar la ira en los niños

1. Reconocer la emoción

Esto es esencial para lograr que el niño identifique las diferentes situaciones que le pueden ocasionar enojo.

Todos los seres humanos somos diferentes, lo que significa que todos podemos experimentar la ira por razones diferentes.

Así que, si tu hijo te dice que siente ira o enojo por alguna razón, y para ti puede parecer una tontería.

No menosprecies la situación, dialoga con él y ayúdale a buscar la solución a su enojo.

2. Enséñale a reconocer la ira y saber dónde la siente

Es muy importante que el niño sepa en qué parte de su cuerpo siente la emoción, esto te ayudara a que puedas apoyarlo en canalizarla más rápido.

Por ejemplo, si el niño te dice que la siente en sus manos, entonces cógelas y acarícialas, de esta manera el niño se podrá tranquilizar mas rápido.

3. Enséñale a comunicarse de manera verbal y no física

Los niños son impulsivos y en ocasiones pueden reaccionar de una forma agresiva en el momento que están experimentando la ira.

Por consiguiente no reacciones tú de la misma manera, después de lo sucedido siéntate hablar con él.

Explícale por qué la violencia no es la forma adecuada para resolver los problemas.

Si tú también te pones agresivo con tu pequeño, el mensaje que le estarás brindando, es que esta es la forma correcta de manifestar el enojo y tal vez pueda tomarlo como costumbre.

4. Enséñale que no siempre pueden tener lo que quiere

Los niños creen que son el centro de atención de su familia, más en la actualidad donde muchas familias solo tienen un hijo, un nieto, un sobrino, toda la atención familiar se vuelca sobre ellos.

Dar atención a los niños es muy importante, pero también se debe concretar con ellos unas normas y límites.

Que él entienda que es un ser muy especial e importante para su familia, pero que no por esa razón, puede demandar todo lo que se le ocurra en sus pensamientos.

El brindar amor a nuestros hijos no es malo por el contrario es lo más positivo que le puede ocurrir a cualquier ser humano.

Lo malo esta, cuando como padres, abuelos o tíos y demás familiares, confundimos el amor con la permisividad.

5. Elógialo si resuelve algo sin recurrir a la ira intensa

Saber autorregular las emociones no es fácil, es una característica que cuesta desarrollar en los niños, incluso hasta en los adultos.

Por esta razón, cuando tu niño logre resolver su enfado de una forma pacífica y positiva, elógialo, muéstrale que ese es el camino para adquirir una adecuada inteligencia emocional.

Que esa es la manera correcta de resolver los conflictos que se puedan presentar en su vida.

6. Sentir ira es normal

Como padres debemos enseñarles a nuestros pequeños que la emoción de la ira es normal.

Durante toda nuestra vida vamos a vivir con ella, lo importante siempre es manifestarla de la manera correcta.

7. No resolver los conflictos del niño

Los padres siempre queremos para nuestros hijos lo mejor, es por esta razón, que en muchos momentos intentamos evitar el sufrimiento en nuestros niños.

Pero es un grave error, todos los seres humanos desde pequeño debemos encontrar las estrategias y herramientas que nos ayuden a resolver nuestros conflictos.

Si tu niño o niña está presentando alguna problemática, déjalo que la resuelva por sus propios medios.

Si ves que definitivamente se le dificulta ayúdale y si se equivoca hazle ver que fue lo que hizo mal.

Pero no intentes resolver todo por él, piensa que en algunas situaciones tu no podrás estar a su lado y no tendrá quien le resuelva el conflicto.

Esto le dificultara el manejo de sus emociones en cualquier ámbito de su vida.

La ira en los niños entonces es normal, pero puede ser destructiva si no se controla de la manera adecuada.

Por eso si tu hijo tiene dificultades en controlarla es importante buscar ayuda profesional.

Cuándo buscar ayuda para controlar la ira en los niños

1. Cuando tu hijo sufre episodios de ira intensa

Son todos aquellos niños que cualquier situación les causa mal humor.

Por ejemplo, si sus amigos no juegan a lo que él quiere, si no le dan todo lo que pide, si sus padres no atienden a todos sus llamados, si no le compran lo que desea.

En resumidas cuentas, todas aquellas acciones que de una u otra manera siempre terminan en pataletas.

2. Cuando agrede verbal y físicamente a niños y adultos

Son aquellos niños que siempre recurren a las malas palabras, gritos y llanto, además recurren a los golpes para manifestar su ira.

3. Cuando no tienen tolerancia a la frustración

Y eso lo lleva a experimentar un enojo intenso. Un psicólogo podrá ayudar en este proceso donde se identificarán los factores que detonan la ira intensa.

Además, será de gran ayuda para el niño, en terapia se le enseñará al niño a adquirir habilidades que le permitan tener un control de su ira.

Será de gran apoyo para brindar orientación a las familias en el manejo de esta conducta.

En Hakuna Matata contamos con grandes profesionales y diferentes tipos de tratamientos, como la terapia grupal y la terapia individual.

Estas terapias que te serán de gran ayuda en este proceso con tu hijo o hija, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros.