Buena convivencia familiar
Buena convivencia familiar

Cuando hablamos de convivencia nos referimos a las relaciones que entablamos con otras personas y cuando a esa convivencia le agregamos la palabra familia, no solo hablamos de convivir; sino que acá entra la sangre y cercanía que tenemos con ese grupo de personas que no escogimos para vivir, pero que alegran día a día nuestra existencia. La familia es, en esencia, la base de la sociedad, sin embargo, requiere de una convivencia y un equilibrio que le permita mantenerse como grupo; en efecto, la convivencia familiar es tan compleja como el ser humano mismo, pero es fascinante porque encarna el sentimiento del ser. En este artículo, Hakuna Psicólogos en Medellín, quiere darte 10 consejos sobre convivencia familiar que te podrán servir; también sabrás qué es la convivencia familiar, por qué es importante, veremos además algunos ejemplos, reglas y actividades que se dan dentro de una convivencia en familia.

La familia para los niños y su importancia

Qué es convivencia familiar y su importancia

Para conocer lo que es convivencia familiar primero nos remitimos a la RAE donde nos dice que la palabra convivencia es la acción de convivir y que convivir es “vivir en compañía de otro u otros”; luego dice “coexistir en armonía”.

Después de buscar convivencia encontramos el significado de familia que es básicamente un “Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”

Luego de juntar estos términos, concluimos que la convivencia familiar es la coexistencia en armonía de un grupo de personas que tienen un parentesco y viven juntas; o sea: el equilibrio y la coexistencia entre los miembros de un mismo grupo familiar.

La importancia de este equilibrio en la familia es fundamental porque posibilita que haya luego una convivencia del miembro de cada familia; -ya como ciudadano o individuo- con los miembros de la sociedad.

En la medida que haya una armonía en la familia, habrá una armonía en las acciones de la persona, en su cotidianidad. Por eso es de suma importancia enseñar a convivir a nuestros hijos.

Buena convivencia familiar

La vivencia de la pandemia a nivel mundial trajo consigo un reto grande para las familias y era la convivencia; quizás antes de la pandemia muchas familias aparentemente convivían; para lo que si no estábamos preparados era para llevar una convivencia 24/7 guardados en casa.

La puesta a prueba provocada por el COVID-19 permitió que se concretará si había, o no, una buena convivencia familiar en muchos grupos del mundo entero.

Y es que una buena convivencia familiar tiene su base en el respeto, tolerancia, cooperación y afecto entre los miembros de la familia. Cuando hay alguna ruptura, o carencia, en alguno de estos aspectos, es muy probable que la convivencia familiar ya no sea tan buena y agradable.

Por eso es muy importante que la convivencia familiar tenga unas reglas claras, si no se integran unas normas que definan el comportamiento de todos en casa, es muy probable que cada uno actúe como quiera, así, los demás no quieran; desde luego esta situación provocará un desequilibrio en la convivencia familiar.

Reglas para una buena convivencia familiar

En efecto, si no se ponen unas reglas del juego en la familia, es muy probable que el caos impere revestido de apatía, intolerancia y falta de orden. Por eso es importante tener en cuenta algunas reglas para una buena convivencia familiar:

  • Te respeto, me respetas: Infundir el respeto como un valor fundamental es crucial; ya que con el respeto puedo convivir con el otro desde la diferencia y la contrariedad. También recordando que cada persona es un universo en su interior.
  • Hablemos y escuchémonos: La comunicación, el diálogo y la escucha son acciones y maneras de actuar que propician la expresión de sentimientos y la resolución oportuna y asertiva de conflictos.
  • Todos somos uno solo: la unión hace que la fuerza se anteponga a cualquier situación de peligro. Por lo tanto, una familia que permanece unida posibilita un crecimiento integral a sus miembros en diferentes generaciones, evitando la disolución familiar.

Como bien puede observarse, las reglas para una buena convivencia familiar son simples: respétense, comuníquense, dialoguen, escúchense y sean unidos. Por ello, basados en estas premisas, es muy probable que la familia no solo sea organizada sino también feliz.

Actividades para mejorar la convivencia familiar

Dinamizar y alentar a los miembros de la familia para que siempre se ayuden y confíen en los suyos, es también convivencia familiar. Para ello hay algunas actividades muy efectivas para mejorar la armonía en familia.

Cuando hablamos de actividades, en pocas palabras nos referimos a hacer programas en familia donde todos puedan compartir, divertirse, vivir. En esta parte te mostraremos algunas actividades que te servirán de inspiración:

  • Pasear juntos, armar aventuras en familia a lugares paradisiacos es una buena actividad para afianzar los lazos en familia.
  • Hacer del momento de la comida algo ameno, usualmente cuando nos sentamos en la mesa tenemos la oportunidad de hablar, departir y compartir.
  • Ir a cine, ver películas, o series, juntos, esta puede ser una muy buena actividad; además, de ser económica, y lo más importante: disfrutar del séptimo arte siempre será un deleite.
  • Armar una ludoteca y tener juegos de mesa son una muy buena excusa para reunir la familia y compartir momentos inolvidables.
  • Programar fiestas familiares permiten que haya un compartir entre los miembros de la familia, también ayuda a forjar más momentos de calidad en familia.

Cuando realizas esta serie de actividades con tu familia vas afianzando los vínculos con tu gente, eso es convivencia familiar y trae consigo grandes beneficios para la sociedad; ya que se tendrán mejores ciudadanos, hombres y mujeres conciliadores y seres humanos con más humanidad en sus corazones.

Convivencia familiar ejemplos

Vamos a ver en este segmento algunos ejemplos que recrearán eso que llamamos convivencia familiar y que es tan necesario para que las familias permanezcan y perduren unidas.

Estos ejemplos son base para que los apliques y le muestres a los más pequeños en que consiste y cómo se construye la convivencia en familia.

  • Cuando no agredimos ni verbal ni físicamente al otro.
  • Si escuchamos la opinión del otro y respetamos su punto de vista, así no sea el nuestro.
  • Cuando gritas poco te van a escuchar porque los gritos no son comunicación.
  • Ayudar en las actividades en casa: arreglo de casa, lavado de platos, organización de habitaciones, etc., eso permite que seamos más cooperadores y serviciales.
  • Evitar las discusiones y peleas son fundamentales para la convivencia familiar, los conflictos solo traen división.
  • Saludar siempre a pesar de las diferencias propiciará espacios de más tolerancia en la familia.
  • Decir a cada persona lo que pensamos de ella es transparencia y sensatez pura, los chismorreos no ayudan en nada.
  • Abrir siempre las puertas del corazón son el mejor resguardo para nuestros familiares, nunca dejemos sola nuestra familia.

Más que ejemplos, estos se convierten en otras reglas de oro que debemos tener y aplicar para que la convivencia familiar sea una filosofía de vida para todos los integrantes de nuestra familia. No olvides que familia es familia y el cariño siempre perdurará.

10 consejos sobre convivencia familiar

En este artículo enfocamos nuestra mirada en la familia como ese espacio donde crecemos y nos vamos desenvolviendo como personas y ciudadanos. Para Hakuna Psicólogos es importante brindar estos 10 consejos sobre convivencia familiar, porque convivir en familia es un paraíso, así que atentos:

1. Hablar con los más pequeños sobre la realidad

Cuando hablamos de realidad nos referimos a la vida misma, es concientizarlos del mundo y la sociedad que habitamos; desde luego sin causarles terror, más bien haciéndolos partícipes del cambio y la esperanza que necesita el mundo. 

Al mostrar la realidad a los más pequeños les vamos dando bases para que se desenvuelvan como personas de bien.

2. Definir horarios y reglas del juego

Como lo expresamos anteriormente, integrar unas normas de convivencia es fundamental, dentro de estas reglas deben incluirse horarios y momentos para hacer ciertas cosas: jugar con el celular, chatear, ver TV, etc.

3. Estimular y alentar constantemente

Cuando hay un estímulo positivo, la reacción de las personas es, efectivamente, positiva, eso debemos hacer con los miembros de la familia; hay que enseñarles que son tan capaces como cualquier persona en el mundo.

4. Incentivar la escucha activa

No hay cosa más maravillosa que nos escuchen cuando expresamos algo, eso denota respeto y atención a lo que decimos; este aspecto de la escucha activa es fundamental integrarla y será un gran aliado dentro de la convivencia familiar.

5. Respetar la intimidad de cada integrante

Si bien somos familia y hay un alto grado de confianza, esta confianza no puede sobrepasar la parte íntima de cada uno; es muy importante poner límites y esclarecer que la convivencia familiar es también privacidad y respeto por la intimidad del otro, con los niños lo puedes aplicar con ejemplos.

6. El perdón y las disculpas como conciliadores

La humildad nos permite aceptar los errores que hemos cometido y nos acerca al otro, garantizando que el afecto y el cariño existen y pueden perdurar; si no se enseña a perdonar o a pedir disculpas, la convivencia será entonces una mentira disfrazada de falsas sonrisas.

7. Respeta el tiempo del otro

Si bien la convivencia familiar nos acerca más, también es importante saber que todos tenemos tiempos, actividades y mundos diferentes; lo que es importante respetar, imponer nuestro tiempo y deseos, nunca será bueno para una convivencia.

8. Ser ordenados también es convivir

Más que una recomendación, este aspecto se convierte una pauta de oro, ya que si no ayudamos con el orden estaremos fomentando la desorganización y ello trae consigo conflictos. Recordemos que evitar los conflictos es la razón de ser de la convivencia.

9. Compartir tiempo en familia

Este aspecto es tan importante como respetar el espacio de cada integrante, sin embargo, es necesario que el tiempo en familia sea una premisa; ya que la distancia puede causar olvido y perderse los lazos familiares, si no hay un compartir no habrá experiencias que contar ni otros momentos más para vivir como familia.

10. Tolerancia a los gustos o modas

En especial con los más jóvenes es importante respetar la etapa y los gustos que vienen con ese período en su vida; si hay algo que no va bien debe utilizarse un diálogo que genere cercanía y que propicie la comunicación.  

Si no se respeta el gusto del otro, nunca habrá entendimiento y ello será un enemigo inminente de la convivencia familiar.

Bueno, ya sabes que estos ejemplos y consejos pueden servir para que tu convivencia familiar pueda ser construida de forma real y perdurable.  Las familias ahora son más distantes y es porque se ha perdido el respeto y no se han puesto unas normas de conducta que permitan la convivencia.

Es necesario que todo lo que se viva en familia fomente la unión, si no hay unión, no hay familia y sin familia, la convivencia será un objeto decorativo susceptible de quebrarse.

En Hakuna Psicólogos nos preocupamos por tu familia, la salud mental de todos es nuestra razón de ser… no olvides que estamos dispuestos a escucharte y acompañarte cuando así lo requieras.

Artículos relacionados:

Erica M. Montoya Londoño

Psicóloga y Psicoterapeuta, Especialista en Psicología de la Actividad Física y del Deporte, Magíster en terapias de tercera generación. Directora de Hakuna Psicólogos en Medellín.