Qué es la familia para los niños y su importancia
La familia para los niños y su importancia

Alguna vez te has preguntado qué significa o ¿qué es la familia para los niños?.

Los adultos muchas veces no tenemos en cuenta la opinión de los pequeños, por el simple hecho de ser niños,  en nuestra mente tenemos la idea que por ser niños no entienden muchas situaciones que suceden a su alrededor.

Pero alguna vez te has preguntado si tu hijo ¿se siente cómodo con su familia?, ¿es feliz? ¿Se siente orgulloso? ¿Cambiaría de familia?

En este artículo te hablaremos de la importancia que tiene la familia para los niños, como la ven.

Te brindaremos unos consejos para fortalecerla.

Significado de familia

La familia es la unidad de grupo más pequeña de la sociedad, son personas  que están unidas por vínculos de consanguinidad o aspectos legales, como la adopción o el matrimonio.

Esta es la definición que encontramos en los diccionarios, ahora hablemos de que es una familia desde los vínculos emocionales que se forman entre todos sus integrantes.

La familia es la base de los niños y niñas en el desarrollo de su personalidad, es la que nos enseña valores, la que nos brinda apoyo emocional.

El ambiente en el que se crían los niños es lo que determinara aspectos emocionales fundamentales  para toda su vida y para el sano desarrollo de su personalidad.

Ser padres y conformar una familia es mucho más que dar vestimenta y comida, son las personas que influyen directamente en el desarrollo personal del niño.

La familia es el referente para adquirir las habilidades necesarias para ampliar todo nuestro potencial en la vida como adultos.

Tipos de familias

En la actualidad existen diferentes tipos de familia, con los años el modelo tradicional que siempre se ha conocido también ha evolucionado.

En este apartado te contaremos cuales son los tipos y como se conforman.

  1. Familia nuclear: Es la típica familia que conocemos todos, se conforma por el padre, la madre y los hijos.
  2. Familia adoptiva: Son los padres que adoptan a un niño, que biológicamente no es su hijo, pero lo hacen por la vía legal.
    Antiguamente la ley solo permitía que los niños fueran adoptados por parejas conformadas por hombres y mujeres, en la actualidad en algunos países han modificado esta norma y ya permiten que parejas homosexuales también accedan a la adopción.
  3. Familia monoparental: es la familia donde el hijo o los hijos conviven y están a cargo de solo uno de los padres.
  4. Familias divorciadas: Se trata de las parejas que han conformado un matrimonio, pero al pasar el tiempo se separan, los hijos se quedan conviviendo con uno de los progenitores, pero el otro que no convive con ellos se sigue haciendo cargo de sus responsabilidades como padre o madre y comparte algunos días del mes con sus hijos.
  5. Familias reconstituidas: son aquellas familias donde ambos miembros de la pareja son divorciados y con hijos.
  6. Familia homoparental: son las familias de parejas homosexuales, que tienen hijos biológicos o adoptados.

La importancia que tiene la familia para los niños

¿Qué es la familia para los niños?, puede parecer una pregunta difícil de responder, pero en realidad es más sencilla de lo que creemos.

En el apartado anterior mencionamos cuales son algunos de los tipos de familia que existen en la actualidad, pero ¿será que los niños distinguen entre una y otra?.

Si le preguntamos a un niño cuál es su tipo de familia ¿creen que el sabría responder con el nombre exacto?

Pues la respuesta seguramente es no, los niños no se fijan que nombre tiene su familia o que tipo es, para ellos es algo mucho más elemental y básico, para los niños la familia significa amor, comprensión, son las personas que te apoyan, que se preocupan por ti, que te aman sin importar lo bueno o malo que hagas y que siempre están a tu lado cuando las necesitas.

Para los niños la familia significa su mayor tesoro, es su motivación, su apoyo emocional, quien los guía por el buen camino todos los días.

¿Qué es la familia para los niños?, quizás ni ellos mismo sepan responder a esta pregunta, tal vez no sepan cómo explicarlo, pero lo que si sabrán expresar es el amor que reciben por parte de cada uno de los integrantes que la conforman.

Para ellos la familia significa amor, comprensión y aceptación.

En pocas palabras los padres en la primera infancia se convierten en los ídolos de sus hijos.

10 consejos para vivir en armonía familiar

Compartir con la familia es de las mejores experiencias que pueden experimentar los seres humanos, juntos se viven demasiadas cosas, se recopilan muchas anécdotas para la vida, se adquieren aprendizajes y se almacenan infinidad de recuerdos.

Sin embargo, por el hecho de que todos los integrantes de la familia se amen, no quiere decir que no existan los conflictos.

A continuación, te compartimos diferentes consejos para vivir en familia de una forma armoniosa.

1. Disfruten de los momentos que viven juntos.

A veces no valoramos ese tiempo en familia y sin darnos cuenta estamos juntos en cuerpos pero realmente no compartimos a nivel personal.

Compartir en familia debe convertirse en un momento sagrado, no importa cuántas horas o minutos puedan dedicar al día para estar todos juntos, lo esencial es que lo hagan de una forma agradable y comprometida, donde en realidad se sienta la presencia de cada uno de sus miembros y no simplemente un cuerpo que esta haciendo acto de presencia.

Pregunten como estuvo el día del otro, si tienen algún problema como lo pueden apoyar como familia, hablan de que fue lo que más les gusto y que fue lo menos les gusto de su día, es una buena actividad para interactuar entre todos y generar sentimientos de apoyo y unión.

2. Fortalecer el matrimonio

La rutina es uno de los factores determinantes en las rupturas de la pareja.

Si tienes hijos pequeños y pasan todo el tiempo con ustedes, es importante que busquen espacios diferentes para compartir como pareja.

Pidan ayuda a cualquier familiar que pueda cuidar a los niños y que ustedes puedan disfrutar a solas de una cena romántica.Salgan a bailar a caminar, el caso es que puedan tener tiempo a solas y hacer actividades que logren sacarlos de la rutina.

3. Compartir una comida al día

La hora de la comida es un momento ideal para compartir en familia, todos los integrantes están relajados, traten de volverlo un hábito, ya sea en el almuerzo o la comida que todos coman juntos, este espacio refuerza vínculos y fortalece la comunicación.

Durante esta hora eviten las distracciones, como usar el celular, hablar por teléfono, ver televisión, entre otras situaciones que puedan distraerte de lo verdaderamente importante que es compartir con tus seres amados.

4. Salidas familiares

Organicen salidas a restaurantes, una ida al cine, al centro comercial, a un parque o aquel lugar con el que todos se identifiquen. La niñez se pasa muy rápido y lo que a todos nos queda como adultos son los recuerdos de la infancia.

Como padres debemos ser creativos a la hora de organizar planes o salidas con los hijos, esta será una de las huellas más importantes que dejaremos en nuestros hijos.

5. Jueguen

El juego por excelencia es una buena herramienta para compartir momentos especiales con otras personas, en el caso de los niños es recomendable tomarse por lo menos media hora al día para jugar con ellos, además que se divertirán, te recordarán como el padre o la madre que jugaba con ellos.

6. Poner normas

Para una adecuada convivencia es importante que existan los límites, por lo que es fundamental que establezcan normas con sus niños, delimitando los espacios para jugar, estudiar, dormir y otras actividades que hagan parte de su vida.

Enseñarles que no todo se hace como ellos digan, sino que serán los padres los que los guíen y les indiquen cómo y cuándo pueden realizar ciertas actividades.

Las normas le mostraran a tu niño que tiene unos padres que lo aman, pero con disciplina y firmeza.

Cuando sean adultos entenderán por qué fue esencial decir no a muchas situaciones.

7. No saturar de actividades a los niños

Actualmente los padres tienen la tendencia de recargar de actividades a sus hijos, buscando el “aprovechamiento máximo del tiempo”.

Los niños son niños, lo que significa que necesitan de tiempo libre para experimentar, para escuchar sus propios pensamientos y hasta inventar sus propios juegos.

Los niños necesitan tiempo libre para ellos, así que no pienses que, porque tu hijo no hace nada una tarde, fue tiempo perdido, piensa más bien que es tiempo que necesita para relajarse.

8. No discutan enfrente de sus hijos

Es muy habitual que las parejas tengan discusiones frente a sus hijos, aquí es primordial resaltar que, si bien los hijos hacen parte de la familia, no significa que hagan parte de la vida en pareja.

Por tal razón si la discusión que están teniendo es netamente de pareja, háganlo en un lugar retirado donde ellos no escuchen.

Resuelvan sus problemas de adultos y no involucren a los niños, esto lo único que causara será un gran malestar emocional en ellos.

9. No se desautoricen

Como padres es muy importante que tomen decisiones juntos, si uno de los dos no autoriza al niño a realizar determinada acción, el otro padre no debe desautorizar indicándole al niño que si la puede realizar, esto lo único que trae es confusión en el niño y conflictos en la pareja.

10. No griten

Los errores se corrigen hablando y explicándole al niño por que estuvo mal lo que hizo.

Gritar nunca soluciona nada, por el contrario, empeora, los niños se asustan y crecen con temores, creen que no pueden equivocarse por el miedo a la reacción de los padres.

Hablar de una forma tranquila es la forma más adecuada para corregir y mostrarles sus errores.

“Lo importante de una familia no es vivir juntos, es estar unidos”