Aprender a soltar
Aprender a soltar

Cuestionar un poco las personas, cosas o situaciones a las que a veces nos aferramos y no queremos dejarlas ir, será uno de los factores que se abordaran en este artículo. Pues sería este el fundamento inicial para aprender a soltar, para cuidar la salud mental”; una cualidad emocional que se debe trabajar y estimular para hacer más consiente lo que pasa cuando nos aferramos a alguien o algo y el dolor que causa. Para Hakuna Psicólogos, es muy importante cuidar de tu salud mental; así que en este artículo te hablaremos de ¿Por qué nos ferramos?, ¿Qué pasa cuando el aferrarnos nos hace daño? ¿Cómo podemos lograr aprender a soltar? Y cómo aprender a soltar a una persona, objeto o cosa para el bienestar de nuestra salud mental, ya sea con la ayuda de terapia o mediante ejercicios prácticos, además de brindar el arraigo a una mayor inteligencia emocional.

Con terapia lo puedes lograr

Libérate de lo que te hace daño

¿A qué nos aferramos?

¿A qué nos aferramos?

Los seres humanos, en diversas ocasiones de la vida, tratamos de buscar cosas o personas en las que podemos encontrar una motivación; o por qué no decirlo, una desmotivación también. A estas formas que encontramos en la vida, tratamos de aferrarnos con fuerza.

Ya que son estas personas u objetos son los que ayudarán a sustentar un poco la razón de bienestar y sensación de que todo va bien; marcando así, una fijación por tratar de hacer que dicho objeto o persona se mantenga presente por el mayor tiempo posible en nuestras vidas.

¿Qué pasa cuando eso a lo que nos aferramos comienza a hacer daño?

A eso que nos aferramos, por las mismas cuestiones de la vida, puede irse en cualquier momento; ese objeto o persona, a la cual se le rendía pleitesía y se necesitaba; esta separación que se da, por una ruptura, porque se va, ya que se daña o porque ya no funciona más.

Esto causa en los sentimientos y las emociones un caos, pues las personas no se preparan para una perdida. Por ello es aquí cuando se suele sentir esas sensaciones de confusión, de tristeza profunda, depresión, o incluso pensar que ya nada tiene sentido, ya no quiero vivir, etc. Momento en el que se sufre la tención amarga de la vida y que pondrá los deseos más profundos a temblar; por ello se hace necesario aprender a soltar, ya sea con la ayuda de terapia, mediante ejercicios o por nuestra propia cuenta.

¿Y cómo aprender a soltar para la salud mental?

¿Y cómo aprender a soltar para la salud mental?

Aprender a soltar es una de las virtudes que todos los seres humanos debemos tratar de fortalecer a lo largo de la vida; como vimos anteriormente, se puede pasar mucho tiempo tratando de sostener algo que ya no funciona, que hace daño y que perturba en cada paso que se da.

Por lo tanto, no es sano para la salud mental estar tratando de aferrarse a esas cosas que hacen daño y que mantiene la tristeza viva en nosotros. Que inclusive puede llegar a arrebatar las fuerzas que se tengan para seguir construyendo la vida que se sueña.

Lo primero es aceptar y asimilar todo aquello que no podemos cambiar; además, reconocer que es un proceso difícil y doloroso, en el cual sentirás miedo, rabia, muchas emociones poco agradables. También es elaborar un duelo frente a esa pérdida. Buscar herramientas o ejercicios que te permitan aprender a soltar, desprenderte de ese apego, ya sea mediante una carta, por medio de terapia o un ritual con el que puedas cerrar ese ciclo; dejar el pasado atrás y enfocarte en el presente, de esta manera sabrás cómo aprender a soltar.

¿En qué consiste aprender a soltar?

Aprender a soltar con la ayuda de terapia o por cuenta propia, es una estrategia emocional que permitirá salir de ese trance amargo por el que se está pasando. Ya que es una de las vías que ayudarán a desprenderse de eso que ya no funciona, que se debe dejar ir y duele dejarlo.

Por lo tanto, debes aceptar qué es eso que te hace daño y que es difícil de dejar; también debes hacerte cargo de ello, encontrar la motivación necesaria para cuestionarte. ¿Cuál es la relación que tengo con esa persona, situación u objeto que no puedo dejar? ¿Qué pongo yo en esa persona, situación u objeto que no lo quiero dejar?

Muchas son las preguntas que se pueden formular con relación a este tema; además te ayudarán a ser más consciente de lo que sucede y decidir qué hacer con ello. Aunque esa decisión no te haga sentir alegre; quizá genere dolor y tristeza en el momento, pero a corto y mediano plazo se irá sintiendo una sensación de alivio.

¿Cómo se puede aprender a soltar?, 5 consejos o ejercicios

Se podrían plantear muchas preguntas en cuanto a ¿cómo lograrlo?, debido a que no es algo tangible; que se presione un botón y que todo esté bien. Por lo tanto, no es una fórmula exacta y tampoco es algo que se pueda tener en la inmediatez.

A continuación te brindaremos cinco recomendaciones o ejercicios que puedes implementar en el momento que debas tomar la determinación de aprender a soltar para tu bienestar emocional.

1. Identificar y reconocer

Se debe tener esa persona, situación, objeto, creencia o cualquier cosa a la que se sienta aferrado, identificada y reconocida. Ya que al identificarlo y reconocerlo, podrás conseguir hacerte cargo de ello; aquí también se podría hacer una balanza que ayude a hacer consientes los pro y los contra de ello; que ayude a decidir y decir “debo aprender a soltar esto que ya me hace daño”.

2. Aceptar

Si no lo aceptas significa que no lo reconoces; debes aceptar la situación que te está haciendo daño, de este modo fortalecerás la decisión de soltar de una manera más natural y tranquila. Permitiéndote generar un mayor bienestar en tu salud mental y un mejor afrontamiento de tu contexto actual.

3. Tramitar

Cuando hablamos de tramitar, hacemos referencia a identificar y aceptar dicho trance por el que se pasa; al aferrarnos a algo o alguien, podremos hacerlo desde las creencias que cada uno tenga; tratar de ponerlo en palabras, sacarlo de sí, por medio del habla, la escritura o pensamientos; esto ayudará a tramitar esos sentimientos y emociones que antes te opacaban o callaban por aferrarte a eso que te atormentaba; que de alguna manera no lo querías aceptar, tramitarlo te ayudará a aprender a soltar.

4. Soltar para tu salud mental

Este podría ser uno de los pasos más difíciles, pues estaría implicado todo el deseo y las ganas que se tengan para dejarlo ir. Sin embargo, será el paso que permitirá tranquilidad y paz motivadora para seguir y dejarte ampliar las perspectivas de vida; Además, podrás avanzar a esas metas que quieres lograr, a construir una mayor inteligencia emocional.

5. Buscar ayuda profesional – Terapia para aprender a soltar

De alguna manera las personas sabemos que aprender a soltar no es nada fácil y en ocasiones requiere de terapia; que a veces por más que lo intentemos y pongamos todo de nuestra parte, resulta demasiado difícil conseguirlo por nosotros mismos. Pero no te preocupes, no somos superhumanos y en ocasiones debemos pedir ayuda. Así que lo más recomendado es que busques un profesional en psicología que pueda guiarte en tu proceso de desapego.

Ten presente, que la salud mental es un estado de armonía entre nosotros, las personas, cosas y situaciones, sin necesidad de depender totalmente de ellas; de saber vivir en libertad y entender que en cualquier momento pueden no estar más; por ello debes disfrutar sanamente de ellas. Mientras estén en nuestra vida, permitirá una relación más sana y una transición al momento de poder perderlas; además, que esa pérdida se dé de la mejor manera, en pro de sostener la salud mental.

Desde Hakuna Psicólogos queríamos compartirte este tema, ya que sabemos que son muchas las personas que pueden estar atravesando por esta situación; así que si tú reconoces y aceptas que estás pasando por un momento de tu vida donde no sabes cómo aprender a soltar, la terapia es la mejor opción.

Recuerda que nosotros podemos ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros; nuestros profesionales estarán encantados de guiar tu proceso de soltar para tu salud mental.

Erica M. Montoya Londoño

Psicóloga y Psicoterapeuta, Especialista en Psicología de la Actividad Física y del Deporte, Magíster en terapias de tercera generación. Directora de Hakuna Psicólogos en Medellín.