fbpx

“No sé cómo relacionarme con los demás de una manera adecuada… Necesito terapia”.

Con este tipo de frases muchas personas expresan esos vacios o emociones negativas que aquejan ese yo interno, ese mismo yo que pocos conocemos por fuera y del que solo vemos mascaras sonrientes.  Las personas asisten a terapia con el psicólogo para buscar una razón, una respuesta a tantas situaciones que hay dentro de su fuero interno, teniendo en cuenta que la terapia invita al autodescubrimiento, a la reflexión y al “Darse Cuenta” de esa realidad que se vive día a día y que en ocasiones se torna caótica.

“Estoy cansada, no sé qué hacer con mis hijos para que me hagan caso… Necesito terapia”.

Esas expresiones que comienzan con un “NO SÉ” se convierten en un excelente motivador para comenzar un proceso de exploración propia en la terapia individual.  Esta exploración puede tener diferentes resultados, en ocasiones un mayor autoconocimiento de los recursos propios que ayudan en los diferentes sucesos difíciles de la vida, en otros casos podemos obtener claridad frente a nuestros propios pensamientos y otras veces podemos terminar incluso con más dudas de las que teníamos cuando llegamos a consulta.

“Siempre me pasa lo mismo, no sé qué me pasa con las mujeres… Necesito terapia”

Depende del momento de la vida en el que se encuentre el paciente para hacerse cargo de aquello que va encontrando, pues no siempre estamos preparados para asumir verdades que pueden ser dolorosas o acciones que nos pueden cambiar la vida en un instante, pero, definitivamente, el hecho de reconocerlas nos permite tener otra mirada de las situaciones y una mayor conciencia de nuestras vidas y de nuestros actos.

SABÍAS QUE…

Usualmente quienes comienzan un proceso psicológico individual nunca lo terminan. Y lo suspenden creyendo que ya pudieron encontrar alguna verdad, lo cual no será negativo, pues también es necesario, pero en verdad lo que desconocen es que quedarán muchos vacios que posteriormente se reflejarán en otros temores y dudas.  Por ello es importante expresar sentimientos, exponer nuestras realidades en compañía de alguien que te apoye en el proceso.  Es necesario comprender que “solos no podemos” y que el direccionamiento terapéutico permite un mayor acercamiento con nuestros propios terrores.

Entonces la conciencia de sí mismo y el autodescubrimiento, son objetivos de la terapia individual, pero no son los únicos, pues en consulta nos encontramos con personas que sólo quieren ratificar una verdad que ya sabían, hablar de algo que nunca habían dialogado con otro sin temor a ser juzgados, resolver una dificultad inmediata o simplemente ahondar más en su pasado para entender comportamientos del presente.  El éxito de la terapia radica entonces en la apertura, preparación y disposición que se tenga frente al proceso, además de la conexión y empatía que haya con el terapeuta, lo cual, en ocasiones, es más sanador que el mismo proceso terapéutico.

En nuestro próximo encuentro de “NECESITO TERAPIA” expondremos las HAKUFRASES que hacen parte de nuestros métodos terapéuticos y que servirán como referente para descubrirnos como personas.

Laura Idárraga L.
Psicóloga Hakuna Matata

WhatsApp Chat WhatsApp