fbpx

“De dónde salió la rara idea que para que un niño cambie, hay que hacerlo sentir mal primero”
Jane Nelsen

La mayoría de los padres aprendemos a Ser” haciendo camino al andar, pero existe un camino llamado disciplina positiva que se basa en fijar las metas para aprender, planear un acercamiento eficaz y encontrar las soluciones que funcionan de verdad y a futuro de manera firme y respetuosa en la crianza de nuestros hijos.

El deseo de muchos padres es poder educar a sus hijos de una manera firme y respetuosa, pero al leer acerca de la disciplina positiva en muchas ocasiones la crianza se mueve entre lucha de mucha permisividad o estallidos de firmeza (gritos o malos tratos); lo que lleva a una gran confusión de cómo poder actuar de manera correcta ante los hijos.

A propósito de…

La disciplina positiva es un estilo de crianza que existe desde la psicología de Alfred Adler (1870-1937) basada en el individuo, luego dos mujeres y madres norteamericanas Jane Nelsen y Lynn Lott se apoderaron de la teoría Adleriana y la convirtieron en lo que hoy se conoce como disciplina positiva.

La disciplina positiva permite dar conciencia a los padres para identificar la necesidad de pertenencia y cohesión que tienen los niños y que esa es la base de sus malas conductas.

Pensar que ante un mal comportamiento no exista una consecuencia es descabellado sobre todo para los estilos de crianza tradicionales (autoritarios).  Encontrar entonces como propuesta de crianza una forma firme y respetuosa de orientar al niño hacia la reflexión de su conducta y conducirlo a la cooperación hace parte de las relaciones horizontales que la disciplina positiva pretende generar en los hogares.

Al introducirnos en este estilo de crianza surgen muchas controversias y enfrentamientos con el estilo de crianza al que fueron sometidos la mayoría de los padres, lo que en algunas ocasiones los lleva a desistir o resistirse a continuar con esta forma de educar, por fortuna actualmente existen muchos profesionales deseosos de acompañar a los padres en este proceso desde la perspectiva de la disciplina positiva,  a través de talleres o encuentros para padres  enseñando la fortaleza que tienen los errores, aprender de ellos; pero sobre todo alcanzar soluciones

Sabías qué…

Muchos de los comportamientos infantiles que generan frustración en los adultos pueden cambiarse si los adultos cambian primero, pero esto se puede lograr por medio de la toma de conciencia que es la clave para el cambio.

En Hakuna Matata te enseñamos como orientar tu crianza a través de la magia de la disciplina positiva…

Eliana Andrea Gutierrez Urrego
Psicóloga Hakuna Matata

WhatsApp Chat WhatsApp