• Publicación de la entrada:21 febrero, 2019
  • Categoría de la entrada:Psicología
Desahogarse es importante, necesitamos ser escuchados
Es importante desahogarse

Por naturaleza las personas desde muy pequeñas muestran la necesidad de ser escuchados y requieren que se les preste atención.

Convirtiendo esto en una necesidad casi vital para los seres humanos de desahogarse.

Esta necesidad de ser escuchados nos acompaña desde que nacemos.

Antes de que la persona comience a decir sus primeras palabras, necesita saber que es escuchado y que tiene la atención de quienes lo rodea.

A través del ejercicio de la escucha las relaciones interpersonales se van fortaleciendo y los vínculos se van haciendo cada vez más fuertes y estrechos.

El no percibir el interés o no recibir esta atención por parte de su círculo cercano generará sentimientos de soledad en el individuo.

La carencia de estas muestras puede generar malestares internos, ya que como seres sociales requerimos de apoyo constante.

Con frecuencia el ser humano necesita ser escuchado para curar su mente, su corazón y su espíritu.

En ocasiones las personas se encuentran llenas de pensamientos, de sufrimientos, angustias y tristezas.

Es aquí cuando se hace más necesario que alguien les preste atención y se les escuche.

El estar en medio de alguna situación en especial, aumenta la necesidad de ser escuchado.

Este será un factor clave para que puedan liberar sus malestares e intranquilidades.

Qué sucede cuando no nos desahogamos

Cuando una persona no es capaz de expresar lo que siente, sus emociones se acumulan y los hieren en silencio.

Estos sentimientos no dichos, se convierten en una carga interna, la cual tiende a afectar el cuerpo y la mente.

El reprimir estas emociones intensas puede originar daño tanto psicológico como físico, debido a que la persona no solo se sentirá angustiada.

Sino también es más susceptible a manifestar dolores físicos gracias a las cargas emocionales.

La mayoría de las veces se suele ocultar aquello que se está sintiendo, con el fin de no preocupar a los demás.

O simplemente evitar hablar sobre lo que pasa.

Es muy común que las personas prefieran decir que están bien para evitar hablar de sus malestares.

Sin darse cuenta de que esto les trae más problemas.

Pues el negar sus intranquilidades o angustias hacen que deban fingir un estado de ánimo que no sienten.

Tratan de simular una expresión facial para que nadie note que están mintiendo.

Es importante reconocer cuando se necesita desahogarse

Es necesario que cada uno aprenda a aceptar cuando está mal.

Así mismo a expresárselo a sus personas de confianza o a un profesional de la salud mental.

El poder reconocer los problemas o angustias y hacerles frente es un modo adecuado de asumir la propia realidad interior para cuidar de su salud emocional.

El desahogo emocional es un alivio para la persona que lo experimenta.

Ya que esto significa aceptar y dejar salir las emociones que los están afectando y dañando, dejando así de acumularlas y expresándolas a tiempo.

Cuando una persona se desahoga libera toda la energía negativa que la está consumiendo por dentro.

Es importante entender y comprender que el no estar bien no es malo, ni mucho menos decirlo.

Está bien desahogarse y esto es esencial para una salud mental plena.

Desahogarse y expresar lo que se siente, compartir las angustias y tristezas con alguien más, ayuda a liberarse de la energía negativa que se viene arrastrando sobre los hombros.

¿Por qué es importante desahogarse?

El mayor beneficio de exteriorizar los sentimientos será el alivio emocional que el implicado sentirá.

El ser capaz de dar este paso (que puede parecer muy sencillo, pero en realidad puede ser muy difícil para la mayoría).

Ayudará a que las emociones que generen malestar, incertidumbre o intranquilidad salgan de su vida.

A menudo las personas luchan por aguantar y callar sus disgustos, tristezas y angustias.

Ya que no quieren dejar ver ante los demás su lado más sensible.

Es necesario dejar de lado estas inseguridades como son la pena, los prejuicios o pensar en el qué dirán.

Ya que es esto, los hace esclavos de sus emociones y pensamientos negativos.

Al callar o negar este tipo de emociones, lo único que va a provocar es que en determinados momentos estalles y tengas un comportamiento hostil y agresivo con los demás.

6 consejos de cómo poder desahogarse

A continuación, te brindaremos 6 consejos que te pueden ayudar para desahogarte emocionalmente.

1. Ser consciente de las emociones

Es muy común que las emociones se puedan camuflar entre ellas mismas.

Que alguien pueda pensar que está sintiendo tristeza o angustia cuando en realidad tienes indignación e ira.

Es necesario, que a medida que se vaya teniendo el sentimiento ir profundizando en este.

Con el fin de llegar al foco de las propias emociones y poder identificarlas con mayor claridad, para así darles un mejor manejo.

Algunas preguntas que te pueden servir para ir reconociendo lo que se está sintiendo pueden ser:

  • ¿Cómo me siento?
  • ¿Es tristeza, es ira, es decepción, es amargura?
  • ¿Qué pensamiento me trae esta emoción?
  • ¿Qué desencadeno este sentimiento?
  • ¿En qué parte del cuerpo siento la emoción?

2. Expresar las emociones

Las emociones pueden canalizarse de muchos modos. Las formas más comunes pueden ser llorando, haciendo ejercicio, dando un paseo o buscando un instante de soledad.

Un momento donde se pueda estar a solas con sí mismo, para reorganizar los pensamientos.

Darse cuenta de lo que se está sintiendo y pensar de qué forma positiva pueda aliviar esta carga emocional.

Otra forma de expresar los sentimientos es recibiendo ayuda por parte de un tercero.

A la hora de buscar desahogarse emocionalmente es bueno recurrir al apoyo personal (ya sea en un familiar o un amigo) o al apoyo por parte de un profesional en salud mental.

Es importante buscar personas que te van a escuchar y a comprender.

El poder expresarte en voz alta y con alguien, será terapéutico y se podrán encontrar opciones o soluciones que antes no se habían tenido en cuenta o no se planteaban.

3. Ampliar la red de apoyo

No siempre se considera la ayuda de un profesional y en la mayoría de ocasiones, el recurrir a este es un paso muy difícil.

Es por ello que prefieren buscar la ayuda o apoyo de algún familiar o amigo cercano.

Es importante que antes de hablar de tus sentimientos con alguien.

Pongas en consideración, con quien de tu círculo más cercano tienes más confianza para hablar de la situación.

Así mismo tener en cuenta quien te podría ayudar mejor, quien puede comprender mejor tu situación y te dará un punto de vista objetivo.

4. Ejercicio de vaciar la mente

La tensión emocional suele ir acompañada de pensamientos negativos tales como, juicios, quejas, victimización y exigencias.

Estos pensamientos recurrentes son los que alimentan al estado de ánimo negativo.

En ocasiones lo que se necesita es desconectar la mente para poder liberarse de estos pensamientos negativos.

Esos que generan malestar y es allí donde se presenta la necesidad de desahogarse.

Para realizar este ejercicio es necesario estar en un sitio tranquilo donde te puedas relajar.

Puedes utilizar técnicas de respiración para ir encontrando la tranquilidad que requieres.

Luego iras haciendo las siguientes preguntas:

  • ¿Qué emoción estoy sintiendo en este momento?
  • ¿Por qué me enoja o me entristece?
  • ¿Qué me impide encontrarme bien en estos momentos?
  • ¿Por qué me impide estar bien?

Mientras se realiza el ejercicio es importante tratar de razonar en primera persona, es decir, me siento, a mí me duele que, yo no quiero que.

Seguidamente, piensa en cómo desearías estar el día de mañana, es necesario pensar en el futuro, algunas preguntas guía podrían ser:

  • ¿Qué haría para alcanzar la tranquilidad que se desea?
  • ¿Cómo podría conseguir esa tranquilidad, serenidad o bienestar?
  • ¿Qué puede hacer en ese instante para conseguirlo?

Con esta técnica, no solo se harán más consciente las emociones que experimentas.

Sino que también aprenderás a notar sus efectos y lo que genera en tu cuerpo.

Esto con el fin de poder darle un manejo positivo en el momento en que se vivan.

5. Realizar un diario emocional

El escribir se ha convertido en un ejercicio terapéutico.

Desde el momento en el que te enfocas a plasmar lo que estás sintiendo y expresas las emociones a través de palabras en un papel, tienes más tiempo para reflexionar.

Por lo que llevar un diario te será algo muy liberador.

La clave de esto consiste en tener un cuaderno donde puedas centrarte en las emociones que experimentas en situaciones específicas.

Esto con el fin de hacer consciente lo que estás sintiendo y así mismo, aprender a tomar perspectiva de lo que ha ocurrido.

El diario es para escribir las situaciones que te generan sentimientos negativos y positivos.

Este ejercicio puede ser de gran ayuda, no solo para expresar lo que sientes, sino también para encontrar soluciones o estrategias para enfrentar dichas situaciones  

Tener un diario y leerlo de vez en cuando también te ayudará a empoderarte. Mirar atrás y confirmar las etapas difíciles que has superado, permitirá confiar más en tus capacidades y resiliencia.

6. Acude a un profesional en salud mental

Un profesional en salud mental es una persona que puede comprender tu situación y te ayudará a desahogarte sobre los problemas que estás experimentando.

Además, te brindara herramientas y habilidades para enfrentar estos y así encontrar la solución adecuada a cada conflicto.

En terapia psicológica te podrás sentir comprendido y escuchado, de manera especial y respetuosa, además recibás orientación y acompañamiento.

Hablar y escucharse es parte del proceso para sanar y sentir alivio, para ordenar ideas y ver con mayor claridad lo que está sucediendo.

Beneficios de desahogarse
Beneficios de desahogarse

Beneficios de desahogarse

Primeramente, será un momento donde vas a liberar el estrés y la carga emocional acumulada. Además de poder expresar los sentimientos reprimidos.

Será una herramienta muy útil para conocerte a ti mismo.

Saber qué quieres, deseas, que te genera malestar e inconformidad y que no quieres para tu vida.

A través del desahogo emocional cuidas la salud física y mental.

Al expresar los sentimientos impides que el cuerpo se contamine de negatividad, lo cual puede traer enfermedades físicas y psicológicas.

El hablar de los sentimientos y emociones ayudará a mejorar la forma en que nos comunicamos con los demás.

Mejorando la asertividad y la empatía en las relaciones interpersonales.

Por medio del desahogo sobre todo dirigido por un profesional se consiguen cambios estructurales en los esquemas mentales.

Permitiendo ver todo problema como una forma de superación y de aceptación.

Necesidad de “desahogarse” sentirte comprendido y escuchado

Hakuna Matata te invita…

Si sientes que estás a punto de “desbordarte” emocionalmente, y crees que estás muy cargado con todo lo que vienes experimentando.

Es el momento de buscar un espacio para ti, es allí en donde tus emociones saldrán de forma auténtica.

Lo mejor es que a tu casa llegarás casi como recién salido de un SPA: tranquilo, relajado y con más confianza en ti mismo.

En Hakuna Matata sabemos que todos necesitan un espacio en donde poder poner afuera sus emociones, frustraciones, sus momentos de desespero y angustia que se experimenta en el día a día.