Recomendaciones para controlar y regular las emociones
El manejo de las emociones

¿Qué son las emociones?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), una emoción es un proceso que se activa cuando el organismo detecta algún peligro, amenaza o desequilibrio con el fin de poner en marcha los recursos a su alcance para controlar la situación (Fernández-Abascal y Palmero, 1999).

Lo que quiere decir, que una emoción es un mecanismo que tenemos en el cuerpo y que funciona de manera automática. Este nos ayuda a reaccionar ante diferentes situaciones que se presentan en todos nuestros ámbitos personales (familia, pareja, laboral, social).

Las emociones se presentan de forma diferente en nuestro cuerpo y nuestro rostro, para cada una tenemos distintas formas de expresarnos.

Todas las personas experimentamos las emociones de una forma particular y este dependerá de la educación, de lo que hayamos aprendido. Lo que nos hayan enseñado en nuestras familias, porque un mismo estímulo no causa la misma emoción en personas diferentes.

Habrá emociones que se aprendan por una experiencia directa, otra manera es por la observación del ambiente y de las personas que nos rodean.

Por eso en otros artículos hemos resaltado que los padres y los adultos somos el espejo de nuestros pequeños.

Así que si conseguimos el manejo de las emociones de una forma adecuada, seguramente nuestros niños y niñas lo harán de la misma manera.

Es importante resaltar que no existen emociones buenas ni malas. Las emociones son sensaciones en el cuerpo, simplemente debemos sentirlas y vivirlas, es muy relevante para nuestro bienestar psicológico y emocional.

Tipo de emociones básicas

El psicólogo estadounidense Paul Ekman es uno de los 100 psicólogos más destacados de siglo XX.

Un gran exponente del tema de las emociones y reconocido a nivel mundial por todas las investigaciones que ha realizado con relación a este tema.

Describe 6 emociones básicas en 1972 y a pesar de haber pasado tanto tiempo desde su investigación, siguen siendo una de las teorías más populares y relevantes en el mundo de la psicología.

“Es relevante destacar que las 6 emociones básicas son de carácter universal, ya que se dan de forma similar en todas las culturas”

El miedo

Es una emoción que se relaciona con las situaciones de peligro, es decir, con el auto cuidado cuando vemos algún riesgo que nos pueda hacer daño.

Muchas personas han catalogado al miedo como una emoción negativa. Pero si verdaderamente la analizamos con objetividad, es una emoción que nos protege.

De igual forma nos avisa cuando algo malo nos puede pasar y es de gran ayuda si logramos el manejo de las emociones.

Es muy normal sentir miedo a cualquier edad, todas las personas en cualquier etapa de nuestra vida podemos experimentar el miedo. Cuando sentimos miedo, las sensaciones en el cuerpo son de preocupación por el bienestar propio.

Aumento de los latidos del corazón, puede presentarse hasta dificultad para respirar y la sudoración.

Es importante mencionar que el miedo no se presenta solo en las situaciones que experimentamos en la vida diaria o a ciertos objetos o seres vivos.

También se manifiesta ante situaciones de relaciones personales. Como por ejemplo:

  • Hablar en público
  • Miedo a perder el trabajo
  • Miedo al rechazo

Entre otras, en resumidas cuentas, el miedo es la preocupación que tenemos los seres humanos por el auto cuidado.

La tristeza

Es una emoción que nos da sensación de llanto, soledad, pesimismo ante la vida frente a una situación específica o cuando nos han decepcionado.

Viéndolo de esta manera diríamos que la tristeza es una emoción negativa. Pero si logramos verla desde otra perspectiva yo diría que para mí es la emoción más bonita que tenemos los seres humanos.

Por qué digo esto “que es la emoción más bonita”, porque es la que nos permite reflexionar, analizar las situaciones. Normalmente en un estado de tristeza las personas pensamos mucho y esto nos da capacidad de análisis.

De esta forma se puede aprovechar como un momento de reinvención, de buscar soluciones.

Pero siempre teniendo en cuenta que debemos tener una buena autorregulación de la misma, es un aspecto de mucha importancia en el manejo de las emociones.

Los excesos siempre son malos y estar siempre tristes no es bueno para nuestra salud mental.

La alegría

Es una sensación de bienestar, es sentirnos plenos, llenos de todo. Como que nada más nos hiciera falta en la vida, se experimenta la euforia, la felicidad, entre otras sensaciones muy positivas.

Reconozco que a todos nos gusta sentirnos alegres. Pero también es importante reconocer que no siempre podemos estar felices.

La vida también trae con ella innumerables escenarios, lo que hace inevitable tener un buen control sobre el manejo de las emociones.

La ira

Es la emoción que permite que expresemos todo aquello que no nos gusta o no nos satisface.

Es adaptativa cuando impulsa a cambiar una situación difícil. Su riesgo está en que no sepamos manejarla y que no logremos expresarla de una manera adecuada.

Sin caer en la agresividad y falta de comunicación.

Asco

Se describe como una sensación de rechazo ante ciertos estímulos que pueden ser desagradables para nosotros. Es cuando sentimos un olor o una textura que sea desagradable para nosotros y ocasiona nauseas.

No a todas las personas nos da asco de los mismos alimentos, por ejemplo:

Todos sentimos de manera diferente, lo que hace que el asco no se manifieste de la misma manera en todos.

Sorpresa

Es una sensación de incertidumbre, que nos produce asombro, desconcierto sobre una situación que no nos esperábamos y que llega de repente.

Manejo de las emociones

Como ya dije las emociones son sensaciones que experimenta nuestro cuerpo. Pero tener el control de las mismas es lo que hace que sea un poco complicado entenderlas y aprender a hacer un buen manejo de las emociones.

Ellas aparecen en cualquier momento y todos los días de la vida.

Aquí el verdadero dilema radica en aprender a sentir las emociones de una forma moderada y flexible. Adquiriendo habilidades y herramientas para construir una inteligencia emocional.

El control emocional ayuda a disminuir el desgaste psicológico y permite hacer frente a las dificultades que aparecen en el día a día. Permite controlar los sentimientos y las sensaciones de las personas.

Generando una autorregulación de las mismas y adquiriendo la habilidad para el manejo de las emociones y expresarlas de una forma adecuada.

Cómo manejar las emociones

Las emociones son innatas al ser humano, convivimos con ellas toda la vida y sin ellas no podríamos vivir.

La cuestión está en aprender a convivir con ellas y para esto lo primero que debemos adquirir es la inteligencia emocional.

Qué es manejo de emociones y sentimientos

Es la capacidad que tenemos las personas para gestionar asertivamente nuestras emociones. Ya que cada una de ellas se manifiesta en nuestro cuerpo de una manera diferente.

La clave está en lograr entenderlas y reconocerlas, esto nos ayudará a mejorar nuestro bienestar personal. Mejorando todas las relaciones de nuestro entorno.

Si pensamos detenidamente en cómo influye nuestro estado emocional en la vida diaria. Nos daríamos cuenta, que este es determinantemente en nuestro estado anímico y cómo nos relacionamos con los demás.

Es un nuevo marco de educación para la capacidad de adaptación social y emocional.

Cabe mencionar que esta habilidad se desarrolla desde la experiencia y las anécdotas vividas en el día a día.

Habilidades para el manejo de las emociones

Expresar las emociones

Hace referencia a la capacidad que tienen las personas para expresar sus emociones de una forma adecuada.

Hablar y saber comunicar lo que sienten en el momento oportuno.

Pensamiento emocional

Implica tener control emocional en la toma de decisiones.

Las emociones sirven para tener un mejor análisis de pensamiento, poder dirigir la información a lo verdaderamente importante. Ya sea en una situación positiva o negativa, facilitando la consideración de nuevos puntos de vista.

Quizás te interese: “Padres ausentes generan consecuencias, dales tiempo de calidad

Identificar las emociones

Es muy importante que sepamos identificar cuál es la emoción que estamos experimentando.

Saber reconocer las causas o personas que nos provocan esa sensación positiva o negativa.

Regulación emocional

Es lograr hacer consiente cada una de las emociones, identificar cómo se manifiestan en el cuerpo.

Comprendiéndolas y autorregulándolas de la manera adecuada, esta habilidad es de las primarias en el manejo de las emociones.

7 técnicas para el manejo de las emociones

Las emociones son parte de nosotros, si sabemos comprenderlas y sentirlas de una manera adecuada, lograremos adquirir una buena inteligencia emocional. Mejorando nuestro bienestar psicológico y personal.

A continuación, encontrarás 7 recomendaciones de cómo mejorar el control emocional:

1. Entender las emociones

Cuando sientas que una emoción se está saliendo de control, tomate tu tiempo para reflexionar sobre todas esas sensaciones y pensamientos que llegan a tu cuerpo y cabeza en ese momento.

Seguidamente respira hondo, lo más que puedas y ponte a pensar por qué estás reaccionando de esta manera.

Si logras entender lo que te está pasando podrás gestionar tu emoción y darle tránsito a la misma de una forma más tranquila.

2. Preguntar y comunicarse

En ocasiones las personas nos sentimos aludidas en ciertas circunstancias, que a lo mejor no van relacionadas directamente con nosotros. Pero las tomamos de manera personal, esto se debe a que a veces no preguntamos y simplemente suponemos.

Lo que ocasiona un malestar emocional en nosotros. Por eso siempre que algo te cause malas sensaciones, indaga por lo que está pasando. Aclara tus dudas y si es verdad lo que pensabas, lo mejor es hablarlo y buscarle solución.

La comunicación siempre será una de las mejores herramientas que tenemos para resolver conflictos y en el manejo de las emociones.

3. Auto aceptación

Uno de los grandes problemas de las personas es que no nos aceptamos tal y como somos. Una práctica nada positiva para un buen control emocional.

Debemos querernos tal y como somos, pero desde el amor propio.

También debemos saber qué debemos mejorar, entendiéndonos a nosotros mismos y también a los demás.

La auto aceptación, siempre propiciará un mejor desarrollo personal y unas mejores relaciones interpersonales.

4. Reflexionar ayuda con el manejo de las emociones

El reflexionar sobre las situaciones sucedidas es una de las formas de permitir que tengamos capacidad de análisis.

Igualmente que podamos ver de una manera objetiva lo bueno y lo malo que gestionamos las emociones, como reaccionamos con los demás.

Como ya dije anteriormente, no nos negamos a sentir emociones como la tristeza por ejemplo, solo por el hecho de que no nos guste la sensación que nos transmite en el cuerpo.

También es una emoción que puede abrirnos el panorama y mostrarnos soluciones a esa situación que nos pueda estar afligiendo.

5. Positivismo

Ser positivos en la vida nos permitirá ver muchas más alternativas ante cualquier adversidad. Mejora las relaciones con las otras personas. “Es mejor ver el vaso medio lleno y no medio vacío”.

Pero para ser positivos en la vida lo primero que debemos hacer, no es solo quererlo, sino hacerlo.

6. Controla la ira

Como mencione, la ira es una emoción primaria, vive con nosotros y estará por siempre con nosotros. Sentir ira es necesario, nos ayuda a sentirnos mejor, a desahogarnos, a expresar eso que no nos gusta.

Lo dañino de esta emoción es no saber controlarla.

Si ante un hecho negativo reaccionas de una forma agresiva, con gritos o golpes y no sabes controlar tu ira. Esto puede llegar a ser peligroso para ti y para los que te rodean.

Por eso la mejor opción cuando no se tiene control de esta emoción es la terapia psicológica.

Un profesional sabrá guiarte en el camino terapéutico hasta encontrar tus propias herramientas para controlarla.

7. Terapia psicológica una gran ayuda en el manejo de las emociones

Si verdaderamente identificas que no tienes un adecuado manejo de las emociones. Que reaccionas mal ante muchas circunstancias, que te dejas afligir fácilmente por situaciones de la vida cotidiana.

Si te afecta todo lo que te rodea más de la cuenta. Lo más recomendable es que busques ayuda profesional. Esta siempre será una muy buena opción para aprender a conocer, reconocer y hacer conscientes todas tus emociones.

Con el fin de que puedas gozar de un bienestar psicológico y de unas buenas relaciones, familiares, laboras y sociales.

Actividades para trabajar las emociones

Una de las mejores maneras para lograr cambiar conductas de nuestra personalidad es trabajando en ellas.

Realiza actividades que te ayuden hacer consiente la situación que quieres mejorar, a partir de ahí genera consciencia y logra modificarlas.

Mi libreta de las emociones

Esta actividad es muy sencilla y enriquecedora, los materiales que necesitas son: una libreta y un bolígrafo.

La idea es que todos los días en la noche escribas en la libreta todas las emociones más relevantes que sentiste en tu día. No siempre debes mencionarlas todas, pues no todos los días las experimentamos todas, es solo escribir las más importantes del día.

Es relevante que escribas con mucho detalle, qué ocasiono la emoción, quién estaba a tu lado, cómo reaccionaste.

Al final de la semana debes leer la libreta y analizar cada situación de lo que sucedió.

El objetivo es que reflexiones como podrías mejorar tu manejo de emociones.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales.

Si necesitas un psicólogo online

En el manejo de las emociones “No podríamos vivir sin las emociones”, decía, “la cuestión es cómo vivir mejor con ellas”.

Paul Ekman