Berrinches o pataletas su significado y algunos consejos
Berrinches o pataletas en niños

Los berrinches o pataletas son muy comunes en los niños pequeños.

Generalmente esta conducta se presenta como una forma de llamar la atención, para obtener lo que ellos desean.

Por esta razón es que las pataletas se pueden presentar en cualquier momento.

Los berrinches son manifestaciones en la conducta de nuestros pequeños, al sentir frustración, miedo o tristeza.

La forma más común cómo se representan los berrinches, es mediante el llanto, los gritos, golpearse ellos mismos o a los demás, en ocasiones se tiran al suelo.

Es importante tener en cuenta que si los berrinches no son bien gestionados por parte de los padres o los cuidadores de los niños.

Lo más seguro es que estos niños acabaran siendo caprichosos, altaneros, groseros, demasiado consentidos.

Son niños que siempre intentaran conseguir lo que quieren del modo que sea.

Los niños a pesar de ser pequeños son muy inteligentes en el aspecto de manipular a sus padres.

Saben que utilizando los berrinches como medio para obtener lo que quieren lo pueden lograr.

Si sus padres les han permitido tener este tipo de conductas, lo que ellos aprenderán es que por medio de los berrinches pueden conseguir todo en la vida.

¿Por qué los niños hacen berrinches?

Los berrinches en los niños pueden evidenciarse por muchas razones.

La más común es cuando no hacemos o les damos lo que ellos quieren.

Pero existen otras causas también que pueden propiciar la pataleta, como el hambre, el sueño o si se sienten cansados.

Es por esta razón que en los niños pequeños, aproximadamente entre los 1 y 7 años, es importante manejar horarios con ellos, para comer, descansar, hacer la siesta.

De esta manera el niño podrá mantenerse más tranquilo y ayudara también a evitar que se irrite fácilmente y le ocasione tal vez un berrinche.

Recuerda que como padre o madre tu siempre tendrás la última palabra y que tú eres quien educa a tu hijo.

Entonces cuando se presente una conducta problemática como son los berrinches, no la dejes pasar y realiza un alto en el camino.

Los limites siempre los ponemos nosotros los adultos, si dejas pasar desapercibido el primer berrinche lo más seguro es que tu niño los siga haciendo.

Cómo controlar y manejar los berrinches
Cómo controlar y manejar los berrinches

9 consejos para controlar y manejar los berrinches

En muchas ocasiones el motivo de un berrinche es insignificante, lo que sucede es que a veces ni el propio niño sabe explicar por qué está enojado.

Esto se debe a que por su corta edad no posee un adecuado manejo de sus emociones y no logra manifestarlas de una forma adecuada.

En esta apartado de daremos 9 claves para que tu pequeño aprenda a gestionar sus berrinches y no le afecten en su futuro.

Los siguientes consejos son fáciles de implementar solo requieren un poco de paciencia y firmeza por parte tuya en tu papel de padre o madre.

Además que te ayudaran a controlar los momentos en que se presenten los berrinches.

1. Mantente tranquilo ante la pataleta

Es muy normal que nos desesperarnos cuando vemos a nuestro hijo haciendo una pataleta, ya que resulta frustrante y estresante.

Pero si tú te pones al mismo nivel que él con los gritos, lo único que obtendrás es que él se desespere y se frustre más.

Lo que significa que puede llevar a un nivel más alto su pataleta.

Si por el contrario logras mantener la calma y no alterarte, podrás obtener unos mejores resultados en el momento de intentar calmar al niño.

La tranquilidad siempre será una buena aliada al momento de resolver cualquier problema.

2. Busca un lugar tranquilo durante el berrinche

Cuando el niño este haciendo el berrinche, intenta cambiarlo de lugar, esto puede bajar los niveles de estrés en el niño.

Si están en un lugar público o en una reunión familiar intenta llevarlo donde haya menos gente y déjalo allí hasta que logre calmarse.

3. Déjalo solo durante la pataleta

Después de que el niño se encuentre en un lugar más tranquilo déjalo solo, de esta manera si desea seguir haciendo pataletas no tendrá a quien hacérselas.

Porque no habrá nadie prestándole atención, recuerda que los berrinches son una forma que tienen los niños para llamar la atención.

4. Actúa como si no pasara nada

Como ya mencionamos los niños hacen pataletas para llamar la atención y como método de manipulación para obtener lo que desean.

Por eso ignorarlo cuando este presentando un berrinche puede ser una manera de mostrarle a él, que no vamos a ceder ante su rabieta.

5. Muéstrale que los berrinches no sirven de nada

Como ya mencionamos ignóralo, mientras el siga en esa actitud negativa no le hables, ni lo mires, cuando veas que ya está calmado, atiende a sus llamado.

Explícale porque antes lo ignoraste y porque ahora le prestas atención.

Que él comprenda de una forma clara y cariñosa que las rabietas no son el medio para obtener todo aquello que desea.

6. Siempre con firmeza ante la rabieta

Por ningún motivo cedas ante la pataleta, hasta que tu niño no muestre una mejor actitud.

Muéstrale que primero se cansara él de llorar, que tú de aguantar el llanto, de esta manera él también entenderá que no es una forma adecuada de actuar.

7. Dialoguen de lo que le causo el berrinche

A los niños les gusta sentirse escuchados, pero en ocasiones se expresan desde la pataleta.

Enséñale a tu hijo que solo hablaras con él y lo escucharas, cuando se sienta calmado y tranquilo.

Averigua el motivo de su enfado y ayúdale a buscar soluciones razonables.

De este forma él también entenderá que dialogando también se puede buscar solución a un problema.

8. Muéstrale el perdón ante la pataleta

Muchos niños después de presentar su pataleta, quedan inmensamente arrepentidos por la manera en que actuaron.

Tú como padre dile que lo perdonas, que le darás otra oportunidad.

Pero que debe tener en cuenta que no es una bonita forma de actuar y que con esta actitud lo único que consigue es que todos en la familia se pongan tristes.

De este modo, también estarás evitando que los berrinches se conviertan en un recurso para alcanzar todo aquello que quiera hacer.

9. Cómo prevenir los berrinches

Para evitar estas situaciones incomodas y en ocasiones hasta vergonzosas para los padres.

Es importante que seas muy claro con tu niño, por ejemplo hoy van a visitar a sus abuelos, al niño le encanta estar en ese lugar, pero resulta que hoy solo pueden estar media hora.

Explícale al niño que visitaran a los abuelos, pero que será por poco tiempo porque ustedes deben realizar otras diligencias.

De esta forma el niño ya estará preparado para lo que va a suceder, asimismo no lo tomara por sorpresa y seguro no hará el berrinche.

Trata de hacer lo mismo con todas las situaciones, creemos que porque son niños podemos hacer con ellos lo que queramos.

Pero ellos también tienen derecho a saber, para dónde van, con quién estarán y cuánto tiempo lo harán.

Este ejemplo entre mucho más que se podrían mencionar.

Estos consejos pueden ser muy útiles para los padres.

Recuerda que si sientes que los berrinches de tu hijo se siguen saliendo de tus manos y que estás perdiendo el control, en Hakuna Matata psicólogos, contamos con excelentes especialistas en disciplina positiva.

Así que ponte en contacto con nosotros, que estaremos encantados de guiarte en tu proceso.