Crisis existencial
Crisis existencial

La vida está hecha de momentos, algunos claros, otros no tanto y entre esos ratos de poca claridad es en la que nos encontramos en una crisis existencial como maestra de vida.  La felicidad, el bienestar y el equilibrio emocional son nuestra mayor búsqueda. Porque a través de estos podemos sonreír a la vida y hacer las cosas mejor. Sin embargo, hay situaciones en las que se nubla nuestra mente sin encontrar respuestas ni salidas. En este artículo vamos a hablar un poco sobre cómo detectar una crisis existencial, conozcámosla desde su raíz y las causas que la traen a nuestros días. También vamos a ver los tiempos en los que podemos enfrascarnos en una crisis existencial, 4 ejemplos de crisis y 11 consejos de cómo superar una crisis existencial.

Nunca olvides que Hakuna Psicólogos tiene para ti los mejores profesionales dispuestos a escucharte y orientar tus pasos cuando dudas de ellos.

¿Qué es una Crisis existencial?

¿Qué es una Crisis existencial?

La crisis existencial se entiende como ese momento en el que nuestros esquemas existenciales y mentales cambian evidentemente. Dicho cambio hace que tengamos una visión distorsionada de la realidad haciendo que las preocupaciones y pensamientos se impongan. Desorientándonos del norte o rumbo que le queremos dar a nuestra vida.

Para hablar de crisis existencial primero debemos identificar algunas de las frases o preguntas que la acompañan:

  • ¿Qué sentido tiene vivir?
  • Ya nada me llena como me llenaba antes.
  • Siento un vacío inmenso en mi alma y mi corazón.
  • ¿Para qué vivir?
  • ¿Dónde está la felicidad en mi vida?
  • Mis días son iguales y monótonos
  • La sociedad y sus normas no están diseñadas para mí.

Como puedes ver, muchas son las frases y preguntas que nos acompañan en eso que llamamos crisis existencial.   Y es que la crisis existencial son esos periodos de tiempo en los que reflexionamos o nos preguntamos sobre lo que somos y queremos ser. Claro está que hay un poco de tristeza y negativismo en cada crisis. 

Las crisis existenciales no son malas en su esencia, pero no pueden perdurar en el tiempo. Ya que, como su nombre lo dice, es una dificultad o tensión que tenemos en nuestra existencia y que requiere de respuestas.

Causas de una crisis existencial

Hay muchos factores que influyen para que haya una crisis existencial en nuestras vidas y estos tienen que ver con la percepción, o visión, que tenemos de la vida y la manera como afrontamos sus retos e interrogantes.

Algunas de las causas más relevantes de una crisis existencial son:

  • La soledad y una sensación de aislamiento constante de todo el mundo.
  • Insatisfacción con la vida y deseo de no estar en ella.
  • No hallar un propósito en la vida.
  • Una constante sensación de vacío y tristeza.
  • Negación de un futuro prominente y esperanzador.

Estas causas van desencadenando una serie de pensamientos e ideas que van motivando, o desmotivando, a la persona. Conllevándola a una situación crítica acompañada en ocasiones de estrés e incluso episodios depresivos constantes.

¿Cómo detectar una crisis existencial?

Para detectar una crisis existencial es necesario ver la manera como percibimos nuestra realidad. Es común que las crisis existenciales estén acompañadas de pensamientos sombríos y negativos.

Ten en cuenta estas actitudes para que puedas identificar una crisis existencial en tus días:

  • Estás aburrido constantemente sin razón ni solución alguna.
  • Lo que antes te llenaba ahora te hace sentir vacío y sin plenitud en la vida.
  • Aun cuando las cosas marchen de maravilla tú te sientes triste y abatido.
  • Sientes un agotamiento emocional que no te permite mirar más allá de tus posibilidades.
  • Solo le ves el lado oscuro a la existencia sin hallar soluciones objetivas y efectivas.
  • No logras ver tu futuro con claridad, ya que te enfocas en tu pasado y en tu presente sin encontrar otros caminos.

Para detectar una crisis existencial es preciso mirar la situación por la que estamos pasando y mirar si esta situación es positiva, o no, para nuestra vida.  Es fundamental mirar los escenarios y personas con las que nos relacionamos. Ya que muchas veces las crisis nacen de factores externos que influyen evidentemente en nuestra vida.

¿Cuánto dura una crisis existencial?

Las crisis existenciales duran lo que tú desees que duren, pueden ser pasajeras o pueden pasar meses y hasta años sin que le encuentres un sentido a tu vida y a tu crisis.  Lo más importante es expresar sentimientos y emociones de manera oportuna y sin temor a ser juzgados. La expresión de sentimientos evita que reprimas todo eso que sientes por dentro.

Por eso es muy importante no permitir que la soledad y el silencio sean tus acompañantes en esos momentos de crisis. El acompañamiento de un buen profesional puede ayudar a descubrir las causas de tu crisis existencial y te ayudará a superar esos momentos en el tiempo y en Hakuna Psicólogos tenemos los mejores profesionales y tratamientos para ti.

¿Cómo superar una crisis existencial?

Para superar una crisis existencial, al igual que muchas situaciones de nuestra vida, se hace preciso tener la voluntad y el deseo de superación por delante. Ya que con ellos tendrás bases sólidas para avanzar.

La superación de una crisis existencial se realiza cuando la persona decide abandonar esos pensamientos y sentimientos que le impiden avanzar positivamente en su vida. La mejor forma de hacerlo es con la expresión efectiva y oportuna de sentimientos.

Algunas personas aplican en su vida unas estrategias individuales para superar su crisis existencial. Otras, por el contrario, necesitan del apoyo emocional que pueda brindarle otra persona o un profesional en psicología. En ambos casos es necesario tener la voluntad y el deseo de ser feliz a pesar de la adversidad que creamos en nuestra mente, no olvides: el límite lo pones tú.

Psicólogos en línea

Ejemplos de crisis existencial

Vamos a ver algunos ejemplos de crisis existencial y tal vez te ayuden a detectar la tuya. Si bien las crisis nacen dentro de nosotros en forma de pensamientos o deseos, las diferencias entre una crisis u otra son evidentes. Miremos algunos ejemplos con los que podrías identificarte.

Crisis por el sentido de la vida

El éxito y la felicidad son el motor de nuestros pensamientos y a la vez nuestros verdugos cuando entramos en una crisis existencial. Este tipo de crisis es quizás la más común porque, constantemente, estamos pensando en nuestro bienestar personal y al no percibirlo, en ocasiones, nos frustramos y sufrimos ante ese sin sentido que nos podría dar la vida ante las adversidades.

La sociedad y la mente como crisis

La vida está asociada en gran medida con la sociedad, la mente y la manera como nos desenvolvemos en uno u otro espacio. Es importante no encerrarnos en ese mundo gris en el que nos enfrasca la sociedad y sus limitantes. Este tipo de crisis hace que dudemos de los demás y nos enfrasquemos en una soledad nada buena para nosotros.

El estrés como expresión de la crisis existencial

Otro ejemplo de crisis existencial se configura con el estrés y es una de las principales causas, máxime en una sociedad en donde todo va acelerado y en donde podemos colapsar en cualquier momento.  Las crisis existenciales se proyectan ahora con el estrés y la frustración como acompañantes. Luego del estrés llega la depresión y con ella consecuencias nefastas para nuestra vida… evita estresarte.

La falta de espiritualidad como vacío existencial

Si bien somos seres de carne y hueso, algo tenemos por dentro que nos hace seres llenos de espíritu y sentimiento. La espiritualidad no habla solamente de una religión o la creencia en una deidad, la espiritualidad tiene que ver con la manera como hacemos de la felicidad un aliado para nuestros días. Por eso las crisis existenciales tienen que ver con ese vacío que hay dentro de nosotros y que queremos llenar de alguna manera.

Estos cuatro ejemplos de crisis existencial te ayudarán a detectar cuál de ellas habrás afrontado alguna vez en tu vida o incluso vivirla ahora. En cualquiera de estos ejemplos es fundamental que la expresión de sentimientos hable por tu crisis y te ayude a encontrar solución. Las crisis son pasajeras, pero depende de ti que lo sean.

11 formas de superar una crisis existencial

11 formas de superar una crisis existencial

Luego de conocer un poco más sobre las causas y las clases de crisis existenciales que podemos afrontar. Vamos a darte unas cuantas recomendaciones para que enfrentes, o ayudes a desafiar, una crisis existencial en tu vida.

Ten en cuenta estas recomendaciones y aplícalas en favor de tu bienestar mental:

1. Para un momento y reflexiona

Quizás tu vida se haya convertido en una rutina imparable y quieras cambios. Date un respiro y reflexiona, en ocasiones es necesario parar para luego continuar.

2. Conócete un poco

El autoconocimiento permite que podamos avanzar con más confianza, mírate al espejo y formúlate algunas preguntas que permitan esclarecer eso que hay dentro de ti.

3. Abre un espacio para sentirte mal

En este punto hay que ser cuidadosos porque no conviene permanecer en un sentimiento de culpa para sentirnos mal. Sin embargo, es fundamental hacerlo, ya que permite reconocernos como seres humanos que sentimos y vivimos.

4. Cuestiona tus pensamientos

Mira qué piensas y dales un orden a esos pensamientos, quizás muchos de ellos sean una de las causas para que se desencadenen esas situaciones de crisis existencial. Recuerda filtrar los pensamientos buenos de aquellos que te hacen sentir mal.

5. Busca un propósito para tu vida

Hallar un propósito en la vida es quizás una de las razones por las que nacen las crisis existenciales. Es importante que mires qué debes integrar a tu vida y qué debes sacar de ella. Los propósitos son metas que direccionan nuestra existencia y le dan sentido. Plantéate crear un proyecto de vida.

6. Cambia de escenarios

Los cambios siempre serán buenos en la medida en que buscamos lo mejor para nosotros. Cambiar de lugares, personas y relaciones ayuda para que podamos tener una nueva vida y un cambio real ante las crisis que se presentan.

7. Identifica tus aficiones y habilidades

Todo aquello que disfrutamos hacer en la vida le dan un sentido a nuestros días. Es importante que le des fuerza a todo eso que te alegra la vida y que sabes hacer. Nunca olvides que lo que nos agrada hacer lo haremos mejor.

8. Relaciónate

Muchas veces la soledad es una de las razones por las cuales existen las crisis existenciales. Por eso tener contacto con amigos y familiares ayudará a que nuestras relaciones se fortalezcan y tengamos mayores y mejores canales de comunicación y expresión de sentimientos, ellos sentirán una mayor empatía contigo.

9. Utiliza tus recursos emocionales

Cuando hablamos de recursos emocionales hacemos referencia a las maneras o estrategias que utilizamos anteriormente para salir de otras crisis o situaciones difíciles de nuestra vida. La manera como solucionamos nuestros problemas una vez puede servir para otras ocasiones.

10. Ante la adversidad se positivo

Cuando llegan las crisis existenciales aparece el negativismo y la oscuridad, ambas se apoderan de nuestra mente. Cuando abres tu mente con pensamientos positivos, esto te permitirá ser más objetivo y asertivo a la hora de continuar.

11. Busca ayuda profesional

Ten en cuenta que una crisis existencial puede desencadenar diferentes problemas en tu salud mental, que a veces por sí solos, no logramos superar. Por eso es importante que cuando sientas que has agotado todos los recursos y estrategias propias, lo ideal es buscar la ayuda profesional de un psicólogo.

En Hakuna Psicólogos podremos darte la orientación adecuada cuando no encuentres respuestas a esos interrogantes que se aparecen en tu vida. Las crisis existenciales son pasajeras si nosotros lo permitimos.

Si aplicas estas recomendaciones será más fácil para ti afrontar las crisis existenciales que tengas en el camino. Recuerda que todo está en tu mente y en la manera como canalices tus ideas, el poder de crecer y avanzar está dentro de nosotros.

Artículos relacionados:

Erica M. Montoya Londoño

Psicóloga y Psicoterapeuta, Especialista en Psicología de la Actividad Física y del Deporte, Magíster en terapias de tercera generación. Directora de Hakuna Psicólogos en Medellín.